,

Schneider Weisse – Aventinus Eisbock (TAP09) 33cl

2,70 Iva incluido

Magia y alma negra: el “Eisbock” de color caoba, casi negro, para un placer sensual, se sirve mejor en un globo de cristal. Madurado en un proceso de congelación especial siguiendo una receta especial, con un cuerpo suave y elegante, pero aún intensivo. Los sabores especiados de ciruela, plátano y clavo se revelan junto con un toque de almendra amarga y mazapán. Tentador como digestivo, para crepes, chocolate negro, tiramisú y queso parmesano bien maduro.

16 IBU